Skip navigation

2015/01/img_1730.jpg
Las derruidas paredes de principios de siglo en su exterior quizá fueron mudos testigos del descontento causante de la revuelta intestina revolucionaria donde el aroma del estiércol impregnaba las paredes en aquellas frías madrugadas antes del primer rayo de sol. Sus habitantes quizá despojados de sus pertenecías y la casa misma por ajenos,platicaban en la merienda cuando degustaban ese rico chocolate caliente con pan fresco y recién hecho en el horno de piedra del patio trasero donde en el centro del solar se erguía una fuente de cantera y tezontle en cuyo interior agua fresca y cristalina esperaba enjugar los labios de los hombres que regresaban de su jornada en el campo. La habitación principal destruida por la humedad y el salitre aún deja escuchar si te acercas y escuchas con mucha atención esas noches de intenso amor del hacendado y la patrona mientras sus cuerpos daban sombras alucinantes a la luz de las bujía de aceite, al tiempo que afuera los cascos de los nerviosos caballos jugueteaban con las piedras cuando luciérnagas revoloteaban y el canto de los grillos acurrucaba la noche.. Momentos perdidos en el tiempo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: