Skip navigation

Sobre Héroes y Antihéroes.

Dr.José Luis Merino.
La imagen del héroe desde nuestra infancia se ha caracterizado por presentarse ante nuestro ojos como un estereotipo seductor, atractivo y en muchos casos con poderes sobrehumanos e incluso sobrenaturales; tal es el caso de los superhéroes de la liga de la justicia donde seres que tienen fuerzas sobrehumanas luchan por la paz, la justicia y el equilibrio de las sociedades.
El estereotipo mencionado por supuesto lucha contra el mal que nos asecha a cada momento y el héroe o el superhéroe no busca mas recompensa que un reconocimiento desinteresado por parte de los débiles a quienes ayuda en todo momento.
La imagen del Héroe sin cambiar de estereotipo ha sido proteiforme; desde un sujeto que tiene el poder de vencer a las fuerzas físicas básicas como la atracción gravitacional de la tierra al volar por los aires mostrando su capa, teniendo la fuerza de cientos de Hombres o un ser mas terrenal que viste como un Vampiro y se transporta en un vehículo de ruedas ultramoderno en compañía de su iniciado cuya labor es llevar a prisión a raros delincuentes en Ciudad Gótica, hasta un Inteligente Abogado que defiende a acusados que injustamente han sido llevados a Juicio, o también Médicos de Urgencia que sin descanso se dedican a salvar vidas en una sala de Urgencias como en la serie televisiva ER.
Cuando éramos chicos todos queríamos ser héroes, todos queríamos tener algún poder sobrenatural que nos diferenciara de los demás para luchar contra los villanos malvados que con fuerzas oscuras deseaban apoderarse de la Humanidad.
Probablemente el estallido de la imagen del héroe en la era contemporánea se dio durante la segunda guerra mundial donde el héroe estaba personalizado por las fuerzas militares de los Estados Unidos de Norte América y sus aliados en contra de la maldad encarnada por el régimen Nazi que intentaba modificar la geografía de su dominio e imponiendo su ideología.
Estos villanos que eran precisamente la antítesis de los héroes, eran la contraparte necesaria para dar sentido a la existencia del héroe.
De que sirve un héroe si no hay un antihéroe contra quién luchar?
En esta percepción infantil no había medias tintas; existía simplemente el bien y el mal. La razón y la sinrazón, la bondad y la maldad sin dar lugar a matices.

Quizá esta ambivalencia es la expresión del dualismo viviente en cada persona, una ambivalencia sopesando y a veces estrellando unos valores con otros para nuestra toma de decisiones.
El claro oscuro que cada individuo tiene en su interior.
Al ir dejando la infancia los antihéroes fueron cambiando paulatinamente su rostro adquiriendo la forma del Jefe, del Esposo, de la esposa, de alguna enfermedad grave o algún fracaso laboral.
De cualquier manera aun cambiando la percepción de los antihéroes continuaron siendo estigmatizados como algo relacionado con el mal y con lo no deseable.
El fenómeno del héroe antihéroe comienza a tornarse complejo cuando el mismo antihéroe comienza a transformarse en un ícono seductor y hasta divertido, pues se burla de la sociedad y de las reglas preestablecidas y salta los obstáculos de la ley impunemente sin ser cazado por el héroe en turno.
El Héroe comienza a tornarse aburrido y predecible; el antihéroe es la imagen mas deseada.
Tal vez la línea que divide al héroe del antihéroe es tan tenue que permite que el sujeto pase de un lado a otro sin darse cuenta y el entornos social y cultural que le rodea puede darle una connotación estigmática positiva o negativa; un ejemplo destacado es el caso de Hitler en la Alemania Nazi que para su Pueblo era un Salvador; de hecho si Hitler existió, es por que la Alemania de aquel tiempo necesitaba una imagen asi. Sin embargo es bién sabido que este dictador es conocido como el mas grande antihéroe de todos los tiempos debido a haber ordenado asesinatos atroces en contra de la Humanidad.
Durante la segunda guerra mundial lo carteles de guerra que eran distribuidos en diferentes estados de la Unión Americana y que mostraban en verdaderas obras de arte del dibujo a soldados, marinos y pilotos portando elegantes uniformes en ictus de fatiga extrema mientras cumplían la misión encomendada de vigilar y luchar por la libertad, fueron durante es período histórico un elemento de gran importancia para mantener la moral del pueblo Norte Americano en alto y favoreces la compra de los bonos de guerra que asegurarían la permanencia de las tropas en Europa durante el conflicto con la Alemania Nazi.

En los tiempos contemporáneos, la imagen del soldado Estadounidense cambió ostensiblemente como sucedió en el conflicto de Vietnam donde los Estados Unidos de Norte América enviaron tropas a pelear en la selva para salvaguardar la libertad y evitar el avance del comunismo; sin embargo al regresar las tropas a su país, en lugar de ser recibidos como verdaderos héroes de guerra se encontraron con un país convulsionado por cambios ideológicos profundos que los miraba como Antihéroes o asesinos de guerra que peleaban por una guerra que no les correspondía combatir.
En la actualidad el papel del antihéroe se ve a diario en programas de televisión, revistas y en las noticias cotidianas.
El Exitoso programa de Televisión “Los Simpson” es un claro ejemplo donde simpáticos dibujos animados amarillos, representan a una familia promedio de los Estados Unidos donde el Jefe de familia es un sujeto con escasa autoestima al tener un físico descuidado con sobrepeso y nulo arreglo personal que vive en la mediocridad de trabajar en una planta nuclear sin importarle los riesgos de su importante trabajo al tener una conducta poco responsable; su hijo mayor, Bart Simpson, es un niño rebelde, odia la escuela, miente, es hábil con la estafa cotidiana y es la estrella del programa.

Otro ejemplo de serie televisiva exitosa es el “Dr.House” que a pesar de ser un médico capaz , conocedor de síndromes extraños y ser la estrella del diagnóstico clínico en el hospital donde labora, es un sujeto hostil, majadero e insensible con el paciente, denotando un sentido muy pobre sobre la ética, sin dejar de mencionar su adicción a los narcóticos; falsifica firmas para obtener analgésicos potentes de uso controlado, arreglo personal deficiente y rebelde en contra de la autoridad.
El caso del Dr. House, presenta una doble cara de Héroe y antihéroe casi simultánea que quizá es la clave del éxito de la serie.
El novelista Arturo Pérez Reverte escribió una de sus obras contemporáneas mas exitosas que incluso fue llevada a una serie Televisiva; “La Reyna del Sur”, novela en la cual la protagonista “Teresa mendoza” siendo una famosa narcotraficante con gran poder económico con impresionante belleza, ordena el asesinato de varias personas contrarias a los intereses de sus negocios y al final de la obra, ella es capaz de librarse de la mano de la justicia viviendo un final Feliz.

Que hay de los narcotraficantes en la vida real que incluso en algunas poblaciones han llegado a tener el grado de “Santidad” como el caso de Jesús Malverde quièn fuera un delincuente del siglo XIX que es venerado en varias capillas de Culiacán Mèxico.
Un ejemplo historicamente conocido nos lleva invariablemente ala religiòn y el sentido espiritual que ha rodeado a nuestra Humanidad, desde que el ser Humano se preguntò sobre su origen, momento en que desde culturas milenarias se elevó la mirada a los cielos donde Dioses en creencias politeistas y paganas o en el monoteismo por ejemplo de la religiòn judeoCristiana, nos lleva a un fin que es un creador y salvador eterno ; ser invisible y absoluto origen de todas las cosas e implacable juez de los actos Humanos.Este ser ha jugado el papel de Héroe salvador lleno de bondad capaz de dar vida, bienestar, salud y amor;pero cuando este ser etéreo muestra su furia al generar desastres naturales como terremotos, inundaciones o ser el responsable de enfermedades mortales en alguna persona o en una poblaciòn diesmada por alguna enfermedad infecciosa, convertimos a ese Héroe en un antihéroe, incluso en un ser malvado e injusto que nunca se diò a la tarea “obligatoria” de escuchar nuestras oraciones; es decir vivimos el papel que nos da la comodidad de transferir a nuestra voluntad a ese Héroe Universal en un antihéroe de acuerdo a nuestro estado de ánimo.
Como ya se ha dicho, el Antihéroe ahora se ha tornado una imagen ingeniosa y modelo a seguir; Sin duda tal situación merece un análisis profundo sociológico listo para debatirse.
Espero sus apreciables comentarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: