Skip navigation


El marco y la pintura
Dr.Josè Luis Merino.
Debes saber que un dia existió un marco de madera vieja apolillada
Que fuè hecho con madera de pino de la montaña
El viejo marco aùn recordaba el ensordecedor ruìdo de los secos golpes del hacha del hombre que cortaba sus entrañas ..para llevar su cuerpo inerte lejos de su hogar en la montaña. La fresca montaña con verde pasto y fresco viento que poemas recitaba.
El viejo marco recordaba que una sierra lo cortaba, una lija lo lijaba, un lienzo lo hidrataba
Tomando cuandrangular forma con filos en los lados y un sendo hueco en el centro donde había nada mas que nada.
Un dìa el marco de madera lijada y ya pintada, arrumbado en el rincón del desván de una vieja casa, triste se sentía, puès la sola soledad injusta que le acompañaba le daba nostalgias de su casa de su amada la montaña.
Hasta que un mejor dìa, un hombre joven colocaba un lienzo con rasposa tela con un colorido òleo en su centro, siendo ese dìa un frenesì de alegría al triste marco.
El lienzo tenía la bella figura de una hermosa dama de mirada quieta y sonrisa callada que con profundos ojos se posaba con la suavidad de una mariposa en toda la mirada que se acercaba y le admiraba; ojos oscuros y profundos como una noche sin estrellas, una luz en su rostro que deslumbraba y unas bellas manos una sobre otra que brillaban con esbeltos dedos cual teclas de piano dispuesto a ceder las mas bellas melodías.
El marco embelesado al rodear aquella pintura, feliz se sentía, puès en feliz centinela se había convertido y un profundo amor a primera vista lo invadìa, puès solo mas no se sentirìa y enamorado de aquella bella dama que su fiel compañera sería .
La hermosa dama en la pintura a diario le sonreía y un amor sincero se profesarìan.
Mi bella Dama del òleo el le decía…… Mi valiente guardìan, ella rezaba cuando percibìa con las fosas nasales de delicada nariz, el aroma de Pino que aùn tenía la madera tratada con barnices brillantes
Y muchos años después del noviazgo, cuando un transeúnte en el museo se acerca, puede escuchar si su oído se acerca, esos murmullos y versos de amor entre el viejo marco y el lienzo antìguo sobre amores eternos, poesia indivisible aùn por el recuerdo de la querida montaña.
Josè Luis Merino.

Anuncios

One Comment

  1. me encantó, es una bella descripcion dinamica de algo tan simple, con una historia por detrás..


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: