Skip navigation

Algo de evolución.

                           Si bien el objetivo de esta obra no es realizar una revisión exhaustiva del desarrollo del ojo humano y sus funciones  a través de millones de años de evoluciòn, considero prudente mencionar algunos antecedentes que pudieran ser de interés para el lector antes de penetrar en los misterios del milagro cotidiano del acto de mirar; por ello, quisiera iniciar con  la revisión de algunos datos informativos sobre la evolución del aparato visual  desde los primeros organismos hasta los homínidos lo cual nos puede hablar del atìsimo costo evolutivo nuestra realidad visual.

                             Los primeros organismos pluricelulares vieron su aparición hace 750 millones de años a partir de células eucariòticas, la irritabilidad de las células, concepto concebido como la capacidad de la célula para responder a un estìmulo, comenzò a dar la formación de nuevas proteínas  y cambios citoplàsmicos específicos. La acción de la luz solar fuente inagotable de energía calorífica y luminosa  comenzó a interactuar  en las estructuras celulares alterando su metabolismo  y durante millones de años de evolución celular se comenzaron a formar en los organismos primitivos, estructuras sensibles a la luz como un mecanismo de supervivencia en un mundo en proceso de formación con cambios climáticos constantes.

Los trilobites  organismos primitivos que vivieron hace 542 millones de años en el càmbrico quienes habitaban en los antìguos mares, fueron los primeros seres en desarrollar un sistema visual con ojos holocroales con una còrnea primitiva compuesta por varias facetas.

Los ictiosaurios que vivieron hace noventa millones de años  que eran grandes reptiles marinos tenìan grandes ojos rodeados por un anillo òseo o cavidad orbitaria primitiva como una caja de protección a sus globos oculares.

Al aparecer los hervìboros sus ojos fueron situados a los lados de la cavidad craneal y al aparecer los carnívoros, los globos oculares se situaron al frente del cràneo para mediante una binocularidad detectar la distancia a la cual se enocontraban sus presas.

La evolución del ser humano comienza aproximadamente hace venticinco millones de años con los primeros Homìnidos ; sin embargo los màs antìguos conocidos datan de unos cuatro millones de años con el descubrimiento en 1974 del Australopithecus afarensis en  Etiopìa. Un conjunto de Huesos fosilizados del supuesto antepasado de todos los homínidos posteriores incluso nosotros… tal hallazgo fuè bautizado como Lucy, aunque posteriormente se descubrió otro Australopithecus quizá anterior conocido como A.anamensis…Ambos homínidos mantenían aparentemente bipedestación lo cual fuè importante ya que al mantener una posición de relativa verticalidad  se genera que la exposición a la radiación solar sèa de un tercio menor a diferencia de los cuadrúpedos, además de que dicha posición erguida genera mayor pèrdida de calor durante la brisa y todo ello manteniendo que la temperatura del cerebro se mantenga estable lo que muy probablemente influyò en el desarrollo òptimo del sistema nervioso y  la corteza visual.

Los cambios en la alimentación presentados en los Homo abilis y Homoerectus al haber incorporado carne de animales grandes ricas en proteínas y fosfolìpidos y la grasa rica en energía, seguramente influyò en la agudización del sistema visual, basándonos en el hecho de que Los cerebros grandes y evolucionados son órganos “costosos” que requieren altos niveles de energía para operar. Los cerebros Humanos requieren al menos un veinte por ciento de la energía corporal, el aumento de combustible para un órgano tan exigente requiere de una dieta rica en nutrientes y calorías por lo que al ir mejorando los patrones alimentarios de los Homìnidos la corteza cerebral fuè mejorando su rendimiento asì como la memoria visual con factor fundamental en el aprendizaje.

Desde las primeras células sensibles a la luz que se originaron en la tierra a partir de molèculas orgánicas hasta los conceptos científicos, culturales, religiosos y filosóficos de la visión, este documento no se preocupa por separar los conceptos para un análisis frìo; tal intento resultarìa esteril ya que la visión del ser Humano es un fenómeno integral, ininterrumpido e inseparable del hombre mismo.

Despuès de todo el hombre mismo es visiòn y conciencia, libertad y voluntad.

De mi ensayo el acto de Mirar.

Dr. Josè Luis Merino.

Oftalmologia general y pediàtrica.

merinodr@merinopticoservicios.com

www.merinopticoservicios.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: